Informes de Finanzas Modernas

Modern Finance Reporting
Globalización: desafíos para los departamentos financieros de las multinacionales

Nigel Youell, Director of Product Marketing,
Enterprise Performance Management @nigelyouell


Intel

La globalización de los negocios no es un nuevo concepto. Desde el auge de la Ruta de la Seda en el Siglo I a.C. al boom de las comunicaciones low-cost en los años 80 y 90, las compañías han estado plantando raíces en el extranjero.

Con el crecimiento internacional han llegado siempre nuevos retos –como la necesidad de comprender la estrategia de precios en las nuevas regiones, para evitar pasos culturales en falso al tratar con los clientes en un mercado completamente desconocido.

El último reto al que se tienen que enfrentar los negocios multinacionales es el escrutinio cada vez mayor con la que los gobiernos y el público están evaluando sus estructuras fiscales. Como respuesta, la inminente Erosión de la base imponible y el traslado de beneficios (BEPS, en sus siglas en inglés) se ha puesto en marcha para estandarizar las prácticas de todas las compañías multinacionales en 2017 y con el fin de incrementar la transparencia fiscal y la rendición de cuentas. Parte de esta nueva normativa incluirá país por país declarante, las cuales serán introducidas por las compañías con ingresos superiores a los £568 millones a partir de 2016.

Con poco más de un año para conseguir BEPS compatibles, ¿qué deberían estar pensando los departamentos financieros de las multinacionales?

Las nuevas normas de información país por país pueden parecer relativamente sencillas, pero las empresas que no dan los riesgos y los requerimientos completos exigidos deberían verse a sí mismas bajo la mirada del regulador- un lugar incómodo (y potencialmente costoso) en el que estar.

Minuciosamente, la transparencia y la consistencia son la clave. Las compañías del mundo deben ser capaces de asignar costes razonables cuando mueven dinero entre las jurisdicciones, por no hablar de cuando lo hacen internamente.

Esto supone una presión adicional para los equipos de finanzas a la hora de identificar y asignar costes con precisión, especialmente cuando el valor de una empresa se aleja de los productos y bienes tangibles hacia los servicios. Es mucho más simple para una organización cuantificar los materiales, el tiempo y mano de obra que interviene en el desarrollo de sus productos, pero la asignación de valor a los activos menos intangibles, como su marca o el impacto en marketing, es un ejercicio más nebuloso y complejo.

Por ejemplo, digamos que la oficina alemana de una multinacional con base en EE UU utiliza el 32% del tiempo de un consultor en recursos humanos. ¿Debería ser facturado por la empresa matriz? Una vez decidido, ¿debería esta cifra ser coherente en el grupo o ser aplicada sobre una base de mercado por mercado?

La absorción rápida de la tecnología en la nube en los departamentos financieros en los últimos meses ha ayudado mucho a simplificar y aumentar la velocidad de los complejos procesos de back office, como la planificación, los presupuestos y la previsión. La nube permite a las compañías recolectar información relevante actualizada desde los diferentes segmentos del negocio y las jurisdicciones en las que opera y consolidarlo de una forma que sea más sencilla de cuantificar- lo cual simplifica mucho la presentación de informes.

Igual de importante, la nube ayuda a los grandes negocios a ser más agiles. Ayudando a la compañía a entender mejor su valor y proporcionando datos cruciales en tiempo real en operaciones de todos los ámbitos, las aplicaciones cloud sitúan a las empresas en una posición que les permite responder más eficientemente a los grandes e inesperados cambios de sus necesidades de información – por no mencionar que les ayuda a dirigir el cambio hacia la transformación digital.

With tax authorities around the world now preparing their guidelines on how BEPS will be applied in their jurisdiction, it would be prudent for multinational companies to ready themselves for one of the biggest overhauls to their tax strategy in years. The visibility across an organization that the cloud affords large companies will prove indispensable in helping them achieve this, especially at a time when transparency has never been more vital.

Con las autoridades fiscales de todo el mundo preparando sus directrices sobre cómo BEPS se aplicará en su jurisdicción, sería prudente que las compañías multinacionales estuvieran preparadas para uno de los más grandes reacondicionamientos de sus estrategias fiscales en años. La visibilidad a través de una organización que ofrece la nube a las grandes empresas resultará indispensable para ayudar a lograrlo, sobre todo en momentos en los que la transparencia nunca ha sido tan vital.


The Oracle Cloud for Finance blog, brought to you in association with Intel®

Intel® and the Intel logo are trademarks of Intel Corporation in the U.S. and/or other countries.


Descubra Más