Habilidades de Finanzas Modernas

Modern Finance Skills

2015: el año en el que se añadieron nuevas habilidades en el mundo financiero

Dee Houchen,
Senior Director of Product Marketing, Oracle EMEA @DeeHouchen


Intel

Nadie puede predecir con fiabilidad el futuro, pero sin duda existen signos que nos pueden dar una idea de hacia dónde nos dirigimos todos. Algunos de ellos son claramente científicos –como el Skyscraper Index, la observación semi-seria de alguien que finaliza la construcción del edificio más alto del mundo en la víspera de una recesión.

En el extremo más fiable del espectro, ver empresas que giran desde la reducción de gastos hacia la inversión es un indicador de salud de la economía. Las buenas noticias de los últimos 12 meses es que hemos visto un significativo número de empresas que centran su inversión en el crecimiento, sobre todo en los departamentos financieros. Hasta hace muy poco, el foco de la mayoría de las grandes empresas se ha dirigido hacia la reducción de costes en lugar de invertir en el crecimiento.

Pero este bienvenido retorno a la inversión no trata solo de un aumento de la confianza: es también un reflejo de que muchas empresas se sienten presionadas por start up jóvenes, ávidas de ganar una significativa cuota de mercado y por los competidores que han optimizado sus procesos financieros internos. En estas condiciones, las empresas establecidas se han dado cuenta de que necesitan pensar mucho más estratégicamente – respaldadas por una aproximación nueva a las operaciones de back office y al desarrollo de nuevas habilidades en su fuerza de trabajo.

Los profesionales de las finanzas están, sin duda, esperando para ofrecer un conjunto de habilidades más amplio que nunca, el cual incluye analítica de datos, conocimiento en programación y capacidades de gestión coronando su experiencia financiera. Aquellos individuos que pueden ofrecer todas estas capacidades siguen siendo una ‘rara avis’, sin embargo, quizás más raro incluso que los legendarios unicornios del mundo start-up.

David Leinweber, anterior Haas Fellow en Finance en University de California en Berkeley, lo describió con acierto, diciendo “el conjunto de habilidades de los futuros CFOs debe incluir, al menos en cierta medida, la cabeza de un programador, el cuerpo de un estadístico, los brazos de un analista de datos, y la cola de un experto en aprendizaje de máquinas”.

A medida que avanzamos en 2016, uno de los mayores desafíos a los que se enfrenta el departamento financiero será, por tanto, el de crear y retener una fuerza de trabajo con la mezcla adecuada de talento y habilidades. Cada vez más, se espera que los profesionales de las finanzas tengan más sólidas capacidades de gestión –el pensamiento estratégico, la capacidad para guiar y liderar a los colegas –cuando las organizaciones evolucionan sus procesos de back office y el conocimiento de negocio se vuelve más critico para la toma de decisiones a nivel ejecutivo.

Una comprensión práctica de la tecnología y de cómo maximizar su impacto en el negocio es igualmente crucial, como lo es un control firme sobre el análisis de datos. Como parte de esto, también estamos observando un cambio en el modo en el que las organizaciones fomentan el desarrollo de sus empleados. Los nuevos participantes en el lugar de trabajo, especialmente los profesionales jóvenes, han crecido más cerca de las tecnologías que impulsan la transformación digital de hoy en día que muchos de sus más experimentados colegas, y por tanto tienen tanto para enseñar como para aprender.

Las compañías que han reconocido esto están repensando su tradicional modelo de tutoría de empleados junior de sentido único, y complementándolo con programas de tutoría ‘inversa’ a través del cual los empleados más jóvenes, expertos en tecnología, difunden su propia riqueza de conocimiento con los miembros más senior del equipo.

Este es, sin duda, un modo efectivo de hacer frente a nuestra actual escasez de personal cualificado manteniéndose al mismo tiempo al día en un entorno tecnológico cada vez más complejo. Junto a eso, los trabajadores jóvenes quieren trabajar en un entorno con herramientas de última generación que respondan a sus conocimientos y habilidades, y este enfoque ayuda a las compañías a cumplir con las expectativas de los empleados, de modo que puedan aprovechar al máximo las tecnologías a su alcance.

El modo en que los negocios han evolucionado en 2015 es un sólido indicador de que el área de finanzas continúa desempeñando el papel más importante en la conformación de las estrategias de la empresa. De cara a este año, esta tendencia solo va a madurar mientras el back office amplía su conocimiento con el nuevo talento y las tecnologías. Se espera que los nuevos líderes de las finanzas no sean solo máquinas de procesamiento de cálculo numérico sino individuos multi-talento, con una sólida mezcla de habilidades técnicas, de liderazgo, de comunicación y que estén preparados para estar a la altura de cualquier reto.


The Oracle Cloud for Finance blog, brought to you in association with Intel®

Intel® and the Intel logo are trademarks of Intel Corporation in the U.S. and/or other countries.


Descubra Más