No se han encontrado resultados

Su búsqueda no coincide con ningún resultado.

Inteligencia artificial en RRHH

Inteligencia artificial
¡Domo Arigato, Mr Roboto!

Joachim Skura, líder de pensamiento de HCM @JoachimSkura

 

¿Por qué los responsables de Recursos Humanos deben acoger la revolución de los robots?

JoachimSkura

Joachim Skura, líder de pensamiento de HCM

En la canción de éxito de los años 1980, "Mr Roboto", Styx cantaba la siguiente letra: "Mi corazón es humano, mi sangre es ardiente, mi cerebro I.B.M."

Hablemos del rock progresivo. Más de 30 años después, el tema de la inteligencia artificial nunca ha sido más relevante.

Sin embargo, mientras que en la época de Styx, la mayoría de las personas pensaban que los robots con IA se parecerían a C3PO, las tecnologías actuales han demostrado que los bots no tienen que parecer humanos, ni incluso tener una forma física, para interactuar de una forma personalizada.

Todos los dispositivos, desde los altavoces de nuestros hogares (Echo de Amazon) hasta los coches que conducimos (piloto automático del Tesla), están programados con software inteligente que hacen que nuestras vidas sean más cómodas, y fundamentalmente nos liberan para que podamos centrarnos en cosas más interesantes. Es la época del "bot" inteligente.

Vayamos al grano

 A medida que los bots y la inteligencia artificial son cada vez más comunes en cuanto a tecnología de consumo, también estamos empezando a considerarlos un valor añadido en el negocio.  

Somos una generación de autoservicio educada con Google, por lo que es natural que la forma en la que nos comunicamos con tecnologías en el trabajo haya empezado a seguir el ejemplo. Mi colega Andy Campbell ya ha debatido cómo los responsables de Recursos Humanos se están planteando los bots conversacionales de autoservicio para gestionar servicios compartidos. Esto no solo hace que los procesos administrativos sean más ajustados y pone la información relevante al alcance de los empleados, sino que libera a los equipos de Recursos Humanos para que puedan centrarse en las iniciativas estratégicas como el compromiso y el bienestar de los empleados.

Al recordar los días en los que trabajaba en Deutsche Bank, al menos el 70 % de mi tiempo lo dedicaba a estar al teléfono respondiendo a las mismas preguntas directas en lugar de a mi lista de tareas. Imaginemos que nuestros clientes pudieran simplemente escribir en un bot conversacional en nuestro sitio web o aplicación móvil que pudiera acceder a la información correcta y proporcionársela rápidamente.

Del mismo modo, un trabajador de Recursos Humanos o un superior directo que desee información sobre el historial de rendimiento o productividad de un empleado podrá pronto simplemente pedir a un bot conversacional que consiga estos puntos de datos específicos, en lugar de indagar en los propios sistemas de Recursos Humanos. El auge de los bots representa un cambio fundamental en la forma en que interactuamos con el software.

Bots en la sala de juntas

 Si se utilizara en las primeras etapas de la contratación, la IA podría ayudar a las empresas a seleccionar una mayor red y atraer a trabajadores cualificados con una gama más amplia de antecedentes.  

Una gran ventaja de la IA en el lugar de trabajo es que promete eliminar los sesgos de la toma de decisiones. La empresa de gestión de activos de Hong Kong, Deep Knowledge Ventures, generó titulares hace unos años cuando designó un rudimentario algoritmo de IA en su junta para moderar sus decisiones de inversión con un pensamiento “independiente” basado en más datos de los que un humano podría analizar.

Desde una estrategia de nivel superior hasta su enfoque de contratación, sigue habiendo sesgos en el camino de la innovación y no tengo ninguna duda de que la objetividad de la toma de decisiones de una máquina es la respuesta para superar esto. Deep Knowledge Ventures es un único ejemplo de una empresa que mira más allá de la cuenta de resultados al planificar el futuro de su negocio y su personal.

Algunos factores siguen estando más allá del alcance de un ordenador. Por ejemplo, al evaluar una posible contratación, la conversación cara a cara es la única forma de saber si encaja bien en la cultura. Sin embargo, si se utiliza en las primeras etapas de la contratación, la IA puede ayudar a las empresas a seleccionar una mayor red y atraer a trabajadores cualificados con una gama más amplia de antecedentes.

El cambio es bueno

 Los responsables de Recursos Humanos deben aceptar la llegada de los bots y empezar a pensar en cómo se pueden utilizar para desarrollar un personal más productivo y comprometido.  

La mente humana está preparada biológicamente para protegernos de las situaciones desafiantes, por lo que es natural que a las personas les asuste la amenaza ampliamente presentada de los robots que se encargan de nuestros trabajos.

No debería ser así. Sí, algunas profesiones serán obsoletas, pero también se crearán nuevas funciones a medida que las empresas busquen a personas que les ayuden a sacar el máximo rendimiento de la IA. Esto mismo sucedió cuando la informática personal aceleró drásticamente muchos procesos que inicialmente gestionaban personas y actualmente apenas hay un trabajo de 9 a 5 que no se resuelva con el uso de un ordenador.

El progreso en el lugar de trabajo básicamente trata de hacer las cosas más rápido y de forma más inteligente. Teniendo eso presente, los responsables de Recursos Humanos deben aceptar la llegada de los bots y empezar a pensar en cómo se pueden utilizar para desarrollar un personal más productivo y comprometido.

Así pues, déjenme ser el primero en decir: "¡Arigato Mr. Roboto!" por liberarnos de nuestro trabajo inútil.


Más información