Human Capitalde cuentas

Gestión del talento en la sala de juntas
Abra su mente a la realidad virtual y el resto vendrá solo

Joachim Skura, desarrollo de ventas HCM en Oracle @JoachimSkura


El aprendizaje y la formación de los empleados no deben percibirse como una obligación ni como tareas aburridas

skura

El aprendizaje no tiene precio. Es un privilegio y un requisito indispensable en el lugar de trabajo, sin mencionar que se trata de un requisito previo para obtener beneficios a largo plazo. Las demandas del personal de hoy en día van más allá de la compensación financiera y la seguridad laboral a largo plazo. Una vez más, la cultura empresarial es la palabra de moda que tienen en mente todos los empleados actuales o potenciales.

Crear una cultura atractiva se reduce a involucrar a sus empleados. Y si bien es verdad que los empleados se sienten comprometidos cuando son ascendidos y se les presentan oportunidades de desarrollo, dan la misma importancia a las oportunidades de aprendizaje y mejora de sus habilidades.

Es hora de replantearse la formación

A pesar de este cambio en la actitud de los empleados, sigue habiendo una clara falta de satisfacción entre ellos cuando se trata de su aprendizaje y formación, particularmente entre los empleados que no son directivos. En nuestra investigación más reciente hemos visto que solo el 25 % de los empleados que no son directivos afirma que su formación y aprendizaje están vinculados a su plan de desarrollo, frente al más del 60 % de los directivos y directores sénior.

 Sigue habiendo una clara falta de satisfacción entre los empleados cuando se trata de su aprendizaje y formación, particularmente entre los empleados que no son directivos.  

La formación no puede ser el típico ejercicio de "marque la casilla correspondiente". Agrupar a todos sus empleados en una sala para una sesión maratoniana de formación, aunque se haga con la mejor de las intenciones, no es necesariamente la mejor forma de causar impresión. En cambio, el aprendizaje debe ser un proceso continuo basado en la colaboración y el acceso inmediato a la información relevante.

¡Nunca se deja de aprender!

Existe una sensación muy frecuente de que durante el aprendizaje y la formación tradicionales los cursos se consideran sesiones obligatorias y generales a las que los empleados deben asistir bajo coacción, como cuando en la escuela eran obligados a asistir a una clase de la asignatura que menos les gustaba.

 El aprendizaje debe ser un proceso continuo basado en la colaboración y el acceso inmediato a la información relevante.  

Pero el trabajo no es la escuela. Cuando las personas tienen un trabajo interesante, el aprendizaje deja de ser una obligación, es algo que quieren hacer. Dicho esto, las oportunidades de aprendizaje son muy apreciadas siempre y cuando sean pertinentes y adecuadas a la forma de trabajar de las personas.

Somos una generación que utiliza todo a petición. Por este motivo YouTube se ha convertido en la herramienta de aprendizaje definitiva que proporciona un banco instantáneo de contenidos didácticos sin fin. Recientemente compré una maleta nueva equipada con un mecanismo de cierre que nunca antes había utilizado. Después de ver que ni con todos los golpes ni todas las maldiciones del mundo podría abrirla, hice una búsqueda rápida en YouTube y encontré docenas de vídeos en los que se explicaba como abrir la cerradura en cuestión de minutos.

Tenemos la tendencia a asimilar mejor las lecciones cuando las aplicamos a problemas específicos en caliente, no cuando acabamos de tomar apuntes en una clase. Esto es aplicable tanto a nuestra vida personal como profesional, y es necesario que los departamentos de RR. HH. tomen la iniciativa para adaptar las oportunidades de formación a esta realidad. En este sentido se ha avanzado, pero por ahora, solo el 39 % de los no directivos afirma que su organización utiliza herramientas de formación online y colaborativas para promover su desarrollo.

La oportunidad virtual

La colaboración basada en los medios sociales y los vídeos instantáneos contribuyen a mejorar el aprendizaje y el desarrollo, pero solo estamos empezando a aprovechar las nuevas tecnologías digitales. Si bien puede parecer que se encuentran muy lejos de la formación y los RR. HH., las herramientas como la realidad virtual (VR) son también muy prometedoras para el aprendizaje y la mejora del rendimiento.

Quedé convencido de esto durante mi primer encuentro con la realidad virtual en un evento reciente del sector. Quedé impresionado por el nivel de inmersión y lo real que pareció toda la experiencia, y me intrigó descubrir que la realidad virtual se está utilizando actualmente para ayudar a la gente a superar su miedo a las alturas. Los usuarios fueron expuestos a altitudes cada vez más altas desde la seguridad de sus auriculares; esto permitía que sus sentidos se aclimatasen a la sensación de la altura, de encontrarse en un lugar muy alto, y les ayudó a enfrentarse a sus miedos de forma segura.

 La colaboración basada en los medios sociales y los vídeos instantáneos contribuyen a mejorar el aprendizaje y el desarrollo, pero solo estamos empezando a aprovechar las nuevas tecnologías digitales.   

Tenga en cuenta las posibilidades que pueden ofrecer a los trabajadores jóvenes que desean sentirse más cómodos cuando hablan con los clientes o para lanzar nuevos negocios. Hablar en público puede provocar un miedo paralizante a muchas personas, pero también es una habilidad crítica para tener éxito en los cargos de más responsabilidad. ¿Quién sabe cuán rápido se sentirían los empleados más cómodos hablando en público si pudieran practicar en un ambiente que produjera una sensación tan desalentadora e imponente como la realidad? Sin duda, con más rapidez que cuando recitan su discurso enfrente del espejo.

Las posibilidades se amplían a otras competencias sociales, como hablar un segundo idioma. La mayoría de la gente está de acuerdo en que la mejor manera de aprender un idioma nuevo es sumergirse en la cultura y hablar con los lugareños, pero esto no suele ser posible. Sin embargo, con unos auriculares de realidad virtual los empleados podrían iniciar un programa de formación lingüística periódicamente y conversar con hablantes nativos (virtuales) sin moverse de sus despachos/casa/sofás. Imagine que en lugar de aprender portugués en una aburrida clase pudiera sentarse con su amigo virtual Joao en el café "O Brasileiro" de Lisboa.

La democracia de la información

Tanto si utilizan las tecnologías más recientes como si utilizan métodos más tradicionales, las empresas deben reconocer que el aprendizaje y la formación nunca han sido tan importantes para motivar a los empleados. Lo más importante es que las oportunidades de aprendizaje sean pertinentes y accesibles; no hay ningún motivo para dar acceso a las plataformas de colaboración y a los módulos de formación a petición solo a los empleados sénior si éstas van a beneficiar a todo el personal y hará que mejoren en sus trabajos. Lo que las tecnologías nuevas como las herramientas basadas en la nube y la realidad virtual hacen es que este enfoque democrático del aprendizaje sea más fácil de implementar que nunca.