Imagen corporativa como empleador

Imagen corporativa como empleador

¿Cómo adquirir una buena
imagen corporativa como empleador?

Melanie Hache,
directora de estrategias de HCM para el sur de Europa de Oracle @mhacheB

 

Crear una imagen corporativa sólida como empleador es vital para atraer al mejor talento pero, ¿qué se necesita para ello?

Melanie Hache

Melanie Hache, directora de estrategias de HCM para el sur de Europa de Oracle.

Lejos quedan los días en los que solía bastar con ofrecer un buen sueldo para persuadir a los que buscan un empleo. Las personas siguen queriendo que se les pague de manera adecuada, pero también buscan trabajar en empresas que compartan sus valores y tengan reputación de dar prioridad a los intereses de sus empleados. 

Este enfoque sobre la reputación es fundamental. Ofrecer una imagen corporativa sólida como empleador se ha convertido en una herramienta de selección definitiva. Existe una razón por la que constantemente se comparten listas de los “diez mejores lugares donde trabajar” y de las ventajas más increíbles para los empleados en las redes sociales.

Para dar respuesta a este nuevo panorama, los equipos de RRHH tienen la misión de pensar más como vendedores. Ya no son solo los portavoces de los empleados dentro de la empresa, sino también con el mundo exterior.

En la nueva “Guía para responsables de marketing de RRHH para la adquisición de talento” de Oracle, pedimos a expertos de selección de personal como LinkedIn, Monster.com y el mismo Oracle su opinión sobre cómo pueden los líderes de RRHH hacerse cargo de estas nuevas responsabilidades de forma satisfactoria.

Cerrar la brecha digital

Lo primero que hay que considerar es que las personas que buscan empleo son consumidores; están acostumbradas a la comodidad y la personalización que ofrecen las marcas actuales más importantes. Por tanto, si su empresa ofrece una experiencia al cliente excepcional, los candidatos esperarán el mismo nivel de interacción durante el proceso de selección.

 Si una organización es sincera con su propia cultura de trabajo, atraerá de forma natural a las personas
adecuadas.  

Sin embargo, en muchas empresas existe aún una diferencia considerable entre el modo de captar clientes por parte de los equipos de marketing y el modo de captar empleados por parte de RRHH Los empleados de una empresa son su activo más valioso y, por tanto, los que más merecen un tratamiento especial, sobre todo los buenos.

Pero, ¿cómo mostrar la cultura de empleo de su empresa a personas ajenas a la organización? Una cosa es destacar las ventajas tradicionales como el seguro médico y la remuneración en caso de baja por enfermedad y otra cosa muy distinta es ofrecer a los candidatos una imagen precisa de cómo es la vida cotidiana como empleado.

La táctica más eficaz podría ser alentar a los empleados a crear y compartir fotos y vídeos informales en las redes sociales. Es probable que las empresas más grandes carezcan de una imagen corporativa de empleador tan claramente definida y que muchas necesiten profundizar primero en el conocimiento de su propia cultura en toda la organización antes de implementar una iniciativa coordinada de selección de personal.

Conócete a ti mismo

No es tarea fácil definir su propia imagen corporativa como empleador. El error que más se suele cometer es imitar a las empresas que el público considera más “enrolladas” con la esperanza de atraer a los jóvenes talentos, aunque la cultura de trabajo y los valores sean completamente diferentes.

 También es importante que su imagen corporativa como empleador sea consecuente con su imagen corporativa de cara al cliente.  

Es probable que una plantilla de programadores veinteañeros de una “start-up” tecnológica vea con buenos ojos una piscina de bolas en la sala de conferencias, pero los trabajadores de una fábrica darán seguramente más importancia al espacio.

Tal como lo señala en nuestro informe Andrew Warner, vicepresidente de marketing de Monster.com, una imagen corporativa como empleador debe reflejar fielmente la cultura y los valores de la empresa. Los profesionales de hoy buscan un lugar de trabajo acorde con sus aspiraciones y sus principios éticos, por lo que, si una organización es sincera con respecto a su cultura de trabajo, atraerá de forma natural a las personas adecuadas.

Piense como un vendedor

También es importante que su imagen corporativa como empleador esté en consonancia con su marca corporativa de cara al cliente. Si existe una incoherencia entre ambas, los candidatos no sabrán qué pensar sobre la cultura de trabajo de su organización y pondrán en duda cualquier comunicación que les envíe, sin importar lo convincente que esta sea.

Según Warner, la mejor forma de mantener la coherencia consiste en estrechar la colaboración de los equipos de RRHH y cazatalentos con los equipos internos de marketing. De este modo, los equipos de RRHH conocen de primera mano el mensaje que deben transmitir a los candidatos y aprenden principios de marketing que pueden aplicar a sus metodologías de selección de personal.

Una nota sobre los recursos sociales

Anne Dobey, directora de transformación digital de LinkedIn, nos da una cifra que da que pensar: aunque solo el 20 % del personal busca empleo de forma activa, el 90 % estaría interesado en dejar su trabajo por la oportunidad adecuada.

Una abrumadora proporción de personas satisfechas con su empleo estarían dispuestas al cambio si se les ofrece una oportunidad suficientemente interesante. ¿El primer paso? Ponga las oportunidades al alcance de su mano. Para ello, es cada vez más imprescindible tener presencia en canales sociales como LinkedIn y otros portales de selección de personal.

Si los líderes de RRHH van a ponerse el traje de vendedores, también deberán utilizar los datos disponibles en las redes sociales de una forma más estratégica. Al igual que los departamentos de marketing, que utilizan los datos de sus clientes para captar clientes potenciales con contenidos relevantes, las empresas también pueden acceder a una gran cantidad de información que les ayudará a atraer a las personas adecuadas de forma satisfactoria. Conocer puntos de datos tales como las principales tendencias de contratación en los distintos sectores o por qué un determinado perfil se siente atraído por un trabajo en particular es un valor inestimable en la búsqueda del mejor talento.

En un mercado de trabajo competitivo, no es fácil atraer a los mejores. Es vital labrarse una imagen corporativa sólida y genuina como empleador para crear una impresión positiva en los candidatos y mantener el compromiso de sus empleados actuales. Al fin y al cabo, todo el mundo prefiere trabajar para un empleador de buena reputación. Los equipos de RRHH que aplican los principios de marketing adecuados para seleccionar y retener al personal, se darán cuenta de que su imagen como empleador hace gran parte del trabajo por ellos.