No se han encontrado resultados

Su búsqueda no coincide con ningún resultado.

Human Capital Management

Procesador SPARC M7

Adopte el enfoque social para involucrar al personal, no para enfurecerlo

Andy Campbell, director de estrategia de HCM de Oracle @axcampbe


La tecnología en entorno laboral es el inicio para conseguir una mejor colaboración, pero solo si se implementa teniendo en cuenta la cultura de los empleados

Es comprensible que las personas que vuelven de vacaciones y se encuentran con gran cantidad de correos electrónicos a la espera de ser leídos o que se han sentido bloqueadas ante una interminable espiral de cadenas de correo electrónico de ‘responder a todos’ en toda la empresa pudieran pensar que las tecnologías digitales son enemigas de una comunicación efectiva en el entorno laboral, así como del compromiso por parte del empleado.

Sin embargo, no debe confundir ‘hacerlo mal’ con ‘hacer lo incorrecto’. Las tecnologías digitales tienen la llave para el compromiso efectivo: y nosotros tenemos que mejorar su uso.

Puede que recuerde la primera vez que le dieron un smartphone, un portátil o una BlackBerry para trabajar, o cuando configuramos por primera vez el acceso remoto a los sistemas y carpetas. Las plataformas de redes sociales y las tecnologías de colaboración han elevado, sin duda, el compromiso digital a nuevos niveles desde entonces.

Sin embargo, esto ha tenido consecuencias. Nuestros datos personales son ahora casi completamente transparentes. Independientemente de lo reservados que seamos, nuestra vida y nuestras acciones están expuestas. Esto está cambiando la forma en la que la gente trabaja colaborativamente e interactúa, y está haciendo que las empresas se replanteen la forma en la que gestionan a sus empleados.

Los que hemos experimentado estos cambios desde el principio lo hemos hecho de forma reacia o entusiasta, pero los jóvenes talentos que acceden al entorno laboral hoy no han vivido otra cosa. Son nativos digitales cuyo uso de la tecnología en sus vidas personales ha moldeado sus ideas sobre cómo deberían hacer uso de ella en el entorno laboral.

El personal de hoy en día es más exigente con sus empleadores que nunca antes y en un mundo en el que existe una alta demanda de talento y donde la lealtad no abunda tanto, particularmente en las incorporaciones más jóvenes, las empresas necesitan dar un paso adelante y cumplir esas expectativas si quieren conservar sus empleados y, además, sacarles el máximo partido.

Colaboración y escucha

Ante todo, el personal joven y de mayor edad desea obtener una experiencia laboral personalizada. Igual que las empresas entienden que cada uno de sus clientes tiene preferencias y necesidades individuales, deben reconocer que cada empleado tiene distintas capacidades y aspiraciones que tienen que estimular. Este es el secreto para crear y conservar un personal comprometido.

 Ante todo, el personal joven y de mayor edad desea obtener una experiencia laboral personalizada.  

Los empleadores también deben fomentar una cultura de la interacción en redes sociales. No se trata de permitir que el personal esté buscando en Facebook todo el día y dándole a ‘Me gusta’ a fotos de gatos o bebés, sino de aceptar que la gente quiere interactuar de forma fluida e inmediata incluso cuando se trata de su trabajo. Quieren poder compartir rápidamente información con sus compañeros, obtener comentarios instantáneos y aprovechar de forma sencilla la experiencia de los compañeros para realizar el mejor trabajo posible.

Los equipos de RR. HH. tienen un papel fundamental en la estimulación de esta cultura y en la ayuda de la empresa en cuanto a la adaptación de la forma en la que involucra a los trabajadores. Esta comparación de Facebook no es algo frívolo. Podemos entrar en Facebook en cualquier momento para ver una actualización sobre cómo está un amigo, qué está haciendo o qué ha sido de él. Es posible darles recomendaciones para un viaje futuro o aportar comentarios sobre una pregunta abierta que hayan publicado. Podemos organizar eventos o movilizar un grupo de personas rápidamente.

Lo que demuestra el ejemplo anterior es que la colaboración social rompe las barreras. Proporciona a las personas más oportunidades para compartir, alimentar el conocimiento y las capacidades de cada uno y buscar soluciones innovadoras a los problemas. Estos beneficios son igual de evidentes en un entorno profesional. Una empresa con una cultura colaborativa rompe las barreras ilusorias entre departamentos y categorías, por lo que las personas pueden trabajar conjuntamente de forma más efectiva e innovar de forma más rápida.

 Una empresa con una cultura colaborativa rompe las barreras ilusorias entre departamentos y categorías, por lo que las personas pueden trabajar conjuntamente de forma más efectiva e innovar de forma más rápida.  

Los superiores directos también deben involucrarse en las redes sociales

Una implicación más social del empleado tiene un papel igual de importante en la mejora de los superiores directos. Muchas organizaciones siguen confiando profundamente en documentos estáticos y procesos manuales, y establecen períodos de revisión para la gestión de empleados. Este enfoque carece de la fluidez, los comentarios instantáneos y la conversación bidireccional necesarios para beneficiar de verdad a los trabajadores. Esta perspectiva está desactualizada, hace que el negocio parezca que no está interesado en el desarrollo de los empleados y, en definitiva, provoca frustración en el personal.

Debe ser igual de fácil para un empleado compartir sus logros en el entorno laboral con su superior directo –y recibir comentarios– que compartir sus logros personales con su red de Twitter o Facebook. La conversación con ellos debe ser constante, actual e inmediata. Las personas tienden a actualizar sus publicaciones sociales semanalmente, como mínimo. Por lo tanto, ¿qué relevancia pueden tener las revisiones anuales en la era digital?

Todo se reduce a la cultura

Un enfoque más abierto y centrado en el empleado mejora la cultura del empleado en toda la organización. Rompe las barreras internas y garantiza que las personas disponen de acceso a la información que necesitan, en lugar de que se les bombardee con demasiada información a través de canales de comunicación unidireccionales. Ayuda a crear relaciones significativas entre compañeros, equipos y directivos, y proporciona a las personas un mayor sentido de inclusión y valía.

También cabe destacar que los beneficios irán más allá de los empleados actuales. Una cultura de entorno laboral más atractiva también resultará más tentadora para las contrataciones futuras. En un momento en el que la escasez de conocimientos de los jóvenes nunca había sido tan acusada y en el que los trabajadores con experiencia están próximos a la edad de jubilación, las empresas deben hacer lo que puedan para resultar atractivas para el mejor talento.

 Una cultura de entorno laboral más atractiva también resultará más tentadora para las contrataciones futuras  

Finalmente, es fundamental que las empresas puedan analizar la efectividad de los enfoques colaborativo y social que adoptan.  Esto es imprescindible si los equipos de RR. HH. van a garantizar que estas iniciativas realmente responden a las necesidades empresariales, que benefician a los empleados y que nadie de la organización se queda atrás o queda excluido.


Más información