Your Cloud, Your Way: Plataforma Cloud

The Fortress Cloud

Cerrando la brecha entre la nube pública y la privada

Chris Chelliah, Group Vice President and Chief Architect,
Core Technology and Cloud, Oracle Asia Pacific @chrischelliah


La nube pública es a menudo vista como algo que se encuentra fuera de la empresa. Sin embargo, ahora sus capacidades pueden ser llevadas en la casa.

Intel

Los beneficios de la nube son ampliamente conocidos: tiempos más rápidos en el mercado, procesos simplificados y costes de infraestructura flexibles. El modelo de nube pública también proporciona un acceso rápido a las aplicaciones empresariales y a la infraestructura física compartida de propiedad y operada por un tercero. Es rápida de disponer, y el modelo de facturación de servicios empleado en una nube pública significa que las empresas sólo pagan por los servicios que utilizan. Y, con costes repartidos en un número de usuarios, se mantienen bajo control.

Esto funciona especialmente bien para ciertas aplicaciones empresariales que sirven de apoyo a Recursos Humanos, ventas, marketing y soporte técnico. También es ideal para la formación, desarrollo y prueba - donde hay estallidos esporádicos de actividad.

Chris Chelliah

Chris Chelliah, Group Vice President and Chief Architect, Core Technology and Cloud

La nube privada, por otro lado, ofrece una infraestructura a medida dedicada a una empresa individual, ya sea para correr las instalaciones o alojado en un centro de datos gestionado por el proveedor de la nube. Esto proporciona la mayor parte de los beneficios de la nube - una infraestructura cloud ágil, escalable y eficiente - pero con mayores niveles de control y seguridad para el negocio que ofrece la nube pública, y como resultado, a menudo tiene un nivel ligeramente más alto de costes.

Una nube privada es a menudo percibida como la mejor opción para aplicaciones de misión crítica, o aquellos que exigen un mayor nivel de personalización - algo que puede ser más difícil de lograr en un entorno de nube pública. También puede reducir los problemas de latencia, dado que, como los servicios, se accede a través de redes internas en lugar de internet.

Teniendo en cuenta estos factores, una nube privada tiende a funcionar bien para aplicaciones grandes y complejas o para aquellas organizaciones que tienen obligaciones más estrictas en torno a los datos y a la regulación.

 Los beneficios de la nube son ampliamente conocidos: tiempos más rápidos en el mercado, procesos simplificados y costes de infraestructura flexibles .  

Históricamente, los clientes se han enfrentado al dilema sobre qué modelo utilizar – nube pública o nube privada. Han tenido que tomar una decisión, aparentemente difícil. Esto es principalmente porque estos dos modelos de cloud han tenido configuraciones muy diferentes. No ha existido la posibilidad de elegir las cargas de trabajo que se quieran mover entre la nube privada y pública. Cada "cross-over" en las instalaciones de la nube requiere diferentes códigos de aprovisionamiento, perfiles de seguridad, configuraciones de red, pruebas y herramientas de automatización. ¡Es demasiado difícil!

Afortunadamente, cuando hablamos del cambio a la nube, existe otra posibilidad. La cloud híbrida permite a las empresas utilizar una mezcla de ambas clouds, y está dando a las organizaciones nuevas opciones estratégicas. Se trata de proporcionar exactamente la misma infraestructura, políticas de seguridad y conjuntos de herramientas, y, en la última etapa, la elección de una opción de implementación - ya sea on-premise o en cloud.

Una de las principales ventajas de operar una nube híbrida es que permite a los usuarios mover las aplicaciones y cargas de trabajo entre los ambientes dependiendo de la demanda, las necesidades del negocio y otras variables. Este enfoque mixto permite que las empresas puedan responder rápidamente - por ejemplo, usando la nube pública de forma rápida y rentable para desarrollar y probar nuevas aplicaciones, antes de pasar por el firewall, a medida que avanzan en la producción.

 La nube privada proporciona la mayor parte de los beneficios de la nube - una infraestructura cloud ágil, escalable y eficiente - pero con mayores niveles de control y seguridad para el negocio que ofrece la nube pública, y como resultado, a menudo tiene un nivel ligeramente más alto de costes.  

También significa que más aplicaciones de la empresa están ahora listas para tomar ventaja de los beneficios de ser desplegado en una nube - incluso si es la privada para empezar.

Esto es ahora posible gracias a la evolución del cloud computing — the Public Cloud Machine — la cual usa el mismo software y hardware que la nube pública para llevar las capacidades on-premise. Esto quiere decir que las empresas pueden aprovechar el poder de la infraestructura de la nube pública mientras que tienen control adicional proporcionado por los data centers alojados ‘in-house’.

 Cuando hablamos del cambio a la nube, existe otra posibilidad. La cloud híbrida permite a las empresas utilizar una mezcla de ambas clouds, y está dando a las organizaciones nuevas opciones estratégicas. 

En esencia, esto significa que las empresas puedan hacer frente al negocio específico o a los reglamentos requeridos, así como al control y ubicación de los datos, mientras que son capaces de aprovechar los beneficios percibidos de la cloud pública: la agilidad y el pago por uso.

La nube híbrida se va a convertir en una expectativa de negocio habitual en las empresas. Oracle está liderando el mercado con su Public Cloud Machine, logrando que los clientes obtengan todos los beneficios de ella.

Al ser capaces de borrar las líneas que separan una nube de otra, las empresas pueden obtener la máxima flexibilidad de la nube: son más ágiles que sus competidores y están en una mejor posición para responder rápidamente a las necesidades cambiantes del entorno competitivo.


Esta serie de artículos está creada en asociación con Intel®.

Intel® y el logotipo de Intel son marcas comerciales de Intel Corporation en EE.UU. y/o en otros países..


Descubre más