Your Cloud, Your Way: Plataforma Cloud

Cloud Platform

La legislación de datos es cada vez más dura; La flexibilidad empresarial es clave

Neil Sholay,
Head of Oracle Digital, EMEA @NeilSholay


Debido a los cambios en la legislación relativa a la protección de datos las empresas necesitan ser más flexibles en su manejo

Intel

Las empresas que almacenan o procesan datos personales están claramente sujetas a los cambios en la legislación. Los pasos que se han dado para estandarizar la protección de datos y fortalecer los derechos de los individuos sobre sus datos personales han incrementando la presión sobre las empresas que almacenan y manejan datos personales para que aseguren la seguridad de los mismos.

Las sanciones por no hacerlo pueden ser duras, incluyendo multas que pueden ser establecidas como una proporción de los ingresos globales de la compañía. Por eso, solo desde el punto de vista financiero, las compañías no pueden permitirse fugas de datos, y se encuentran bajo una gran presión para tomar todas las medidas posibles que aseguren los datos de sus clientes.

Dain Hansen

Neil Sholay, Head of Oracle Digital

Pero la seguridad solo es una parte de la ecuación. Por ejemplo, la normativa puede estipular que los individuos deben poder acceder a sus datos donde y cuando quieran. Además, a las empresas que actúan como proveedor de servicios, como telcos o bancos, se les puede requerir que aseguren que los datos de clientes pueden ser fácilmente movidos a otros proveedores si el cliente cambia de marca. Por tanto, las empresas y sus partners tecnológicos deben comprometerse a proteger no sólo la confidencialidad e integridad de los datos, sino también su disponibilidad.

Dejando aparte la regulación, las empresas están adoptando cada vez más servicios basados en cloud para beneficiarse de costes más bajos y una mayor flexibilidad cuando almacenan y analizan datos. Con que solo hayan comenzado a migrar datos de clientes a la nube y a anticipar la mayor flexibilidad y agilidad de servicio que esto conlleva, pocos serán los que quieran dar un paso atrás y volver a mover esos datos de clientes a sistemas propietarios.

 Los pasos que se han dado para estandarizar la protección de datos han incrementando la presión sobre las empresas que almacenan y manejan datos personales para asegurar la seguridad de los mismos. 

De hecho, en el mundo ultra competitivo de hoy con modelos de negocio digitales, el intercambio sencillo de datos es fundamental para ofrecer servicios a los clientes. Las empresas necesitan ser capaces de integrar datos en sus aplicaciones y servicios para asegurar que la experiencia del cliente sea buena y personalizada. El flujo de datos libre es una parte integral de la gestión de una empresa moderna y pocas, si es que hay alguna, querrían implementar una medida que dificulte esta capacidad.

En el mundo digital actual donde nosotros, como consumidores, esperamos interacciones inmediatas y sencillas con las compañías con las que tratamos, los datos deben poder fluir donde se necesiten, en tiempo real, para permitir los servicios de calidad que las empresas quieren ofrecer y que los clientes esperamos.

Para superar este reto de conciliar un almacenamiento hiperseguro de datos con la necesidad de acceso inmediato y bajo demanda cuando y como se necesite, las empresas necesitan adoptar una estrategia flexible para su gestión de datos.

 En el mundo digital los datos deben poder fluir donde se necesiten, en tiempo real, para permitir los servicios de calidad que las empresas quieren ofrecer y que los clientes esperamos. 

Una opción es adoptar servicios de Plataforma Cloud que puedan, tanto almacenar datos sensible on –premises, como permitir el acceso a los datos por parte de sistemas y aplicaciones on-demand.

Los servicios de Plataforma Cloud aseguran y gestionan entornos de TI al completo —tanto on-premise como en la nube— dando a las compañías la opción de gestionar servicios de nube pública tras sus firewalls y evitando así muchos dolores de cabeza regulatorios.

Hay dos maneras en que las empresas pueden hacer esto. La aproximación adecuada para muchas compañías es sencillamente conectar sus bases de datos legacy con la nube mediante una Plataforma Cloud pública, permitiendo ofrecer a sus clientes servicios ágiles pero seguros. Puesto que la tecnología de Plataforma Cloud es operada por el proveedor tecnológico, se introducen innovaciones constantemente para mejorar la forma en que se gestionan los datos.

 Para superar este reto de conciliar un almacenamiento hiperseguro de datos con la necesidad de acceso inmediato y bajo demanda, las empresas necesitan una estrategia flexible para su gestión de datos. 

Sin embargo, debido a los requerimientos regulatorios o las demandas de la tecnología ya existente, algunas empresas no pueden utilizar servicios de cloud pública para todos sus datos. En este caso otra opción — como la pionera Oracle Public Cloud Machine — sería desplegar servicios cloud pública on-premises. Esta estrategia permite a las empresas modernizar sus bases de datos mediante soluciones de Plataforma Cloud en las propias instalaciones, de forma que se puedan beneficiar de la flexibilidad de la nube sin salir del perímetro de su propia infraestructura TI.

Ambas estrategias, como soluciones cloud, tienen la ventaja adicional de correr siempre sobre las versiones de software de seguridad más actualizadas y robustas disponibles, que son actualizadas por el proveedor cloud según van surgiendo para adaptarse a todas las nuevas regulaciones y amenazas de seguridad.

Cualquiera que sea la estrategia que decidan tomar, las empresas deben entender que la responsabilidad de cuidar los datos de sus clientes es suya. Necesitan tomarse el trabajo de asegurar que en los casos en los que emplean un proveedor de servcios cloud, ese proveedor toma las medidas necesarias para mantener seguros los datos sensibles. Las empresas sólo deberían usar servcios cloud que estén encriptados end-to-end y donde las claves de encriptado se entregan al cliente (ej.: el proveedor cloud no debería poder desencriptar ninguno de los datos que está manejando). Esta aproximación significa que, incluso si se produce una fuga, los datos perdidos serían ilegibles.

 El cloud moderno se basa en las soluciones de seguridad más actualizadas y mantenidas por profesionales dedicados a la seguridad, y como tal es una solución inherentemente
segura. 

La regulación cambiante está poniendo una mayor presión en las empresas para asegurar la seguridad de sus datos. Construir fortalezas de información dentro de la organización para procesar estos datos puede resultar tentador, pero sería contraproducente. El cloud moderno se basa en las soluciones de seguridad más actualizadas y mantenidas por profesionales dedicados a la seguridad, y como tal es una solución inherentemente segura.También es más flexible, y perfectamente adecuada para asegurar que los datos de los individuos se mantienen privados sin perjuicio de ninguna de las aplicaciones y servicios que se basan en estos datos.


Esta serie de artículos ha sido creada en colaboración con Intel®.

Intel® y el logotipo de Intel son marcas comerciales de Intel Corporation en EE.UU. y/o en otros países.