Your Cloud, Your Way: Plataforma Cloud

Data Sovereignty

Con la soberanía de los datos,
la localización ya no lo es todo

Chris Chelliah, Group Vice President and Chief Architect,
Core Technology and Cloud, Oracle Asia Pacific @chrischelliah


Las empresas que están evaluando utilizar Cloud Computing en Asia -Pacífico están preocupadas por el lugar donde se encuentran almacenados sus datos pero, ¿realmente tienen porqué?

Intel

En mis conversaciones con los clientes de la región Asia – Pacífico (APAC), una cosa está clara: todos quieren (y por lo general necesitan) adoptar la flexibilidad y beneficios de la nube. Las estadísticas de la industria coinciden: un reciente Frost & Sullivan report encontró que el 59% de los encargados de tomar decisiones en la región citan el Cloud Computing como su prioridad principal a corto plazo. Los CIOs en esta región se están viendo presionados por sus empresas para avanzar lo más rápido posible hacia estas infraestructuras flexibles y rentables. Sin embargo, como en cualquier nuevo viaje, surgen obstáculos —reales o percibidos— que pueden ser superados gracias a una mezcla entre una buena toma de decisiones y a disipar algunos mitos comunes.

Chris Chelliah

Chris Chelliah, Group Vice President and Chief Architect, Core Technology and Cloud

A menudo, cuando se habla de la nube, una de las primeras preguntas que se plantean se refiere a la ubicación física de los centros de datos. Esto no es sorprendente, ya que la soberanía de datos puede ser un factor crucial en muchos países, tanto en APAC como en otros lugares. En Indonesia, sin previa autorización. En Singapore, por su parte, cualquier empresa que envía los datos fuera del país debe tomar medidas para garantizar que el propietario del centro de datos en el extranjero es compatible con las leyes de protección de datos de Singapur. Vale la pena señalar que incluso allí, las cosas están cambiando en torno a la soberanía de datos.

 Un reciente Frost & Sullivan report encontró que el 59% de los encargados de tomar decisiones en la región citan el Cloud Computing como su prioridad principal a corto plazo 

Es evidente que hay regulaciones; y deben ser respetadas, pero a menudo estos problemas son una cortina de humo para la organización. Esto se acentúa por el hecho de que, incluso en aquellas industrias que tienden a resultar más afectadas por la regulación —el sector público, telecomunicaciones y servicios financieros— muchas organizaciones ya se benefician ya de la nube de alguna manera; para aplicaciones no críticas o para temas relacionados con pruebas y desarrollo.

De hecho, para las organizaciones más progresistas con las que hablo, aparte de para los datos que tengan que estar por ley en un lugar determinado, a aquellos CIOs que estén adoptando proactivamente la infraestructura cloud nos les preocupa realmente dónde se alojan los datos. Ésa es la belleza de la nube para estas empresas: dónde se ubica o lo que supone es mucho menos importante que el hecho de que soporta sus procesos y les permite ser más receptivos u operar de manera rentable.

 Cuando se habla de la nube, una de las primeras preguntas que se plantea se refiere a la ubicación física de los centros de datos. Esto no es sorprendente, ya que la soberanía de datos puede ser un factor crucial en muchos países, tanto en APAC como en otros lugares. 

Dicho esto, para aquellos que están emprendiendo su viaje, hay varias opciones a tener en cuenta.

Hay conjuntos de cargas de trabajo o aplicaciones que tiene sentido ejecutarlas on-premise y sólo on-premise, ya esté regulado por legislación por la soberanía de datos o por las políticas propias de la compañía. Por lo tanto, las empresas deben descubrir cuáles son, pero además estar preparadas para revisarlo de forma regular. No hace mucho tiempo, ERP era una de esas aplicaciones de misión crítica que nadie podía ver en la nube. Ahora bien, es una de las áreas de productos de Oracle de más rápido crecimiento.

También hay cargas de trabajo que tiene sentido ejecutar en un servicio gestionado, donde las empresas disfrutan de los beneficios de la nube, pero todavía utilizan un entorno que les da más control. Hay tareas adyacentes que se ejecutan en la nube pública. Además, creemos que en los próximos 10 años más o menos, muchas de estas cargas de trabajo podrán moverse de un lado a otro, dependiendo de si están en pruebas y desarrollo o en producción.

 Ésa es la belleza de la nube para estas empresas: dónde se ubica o lo que supone es mucho menos importante que el hecho de que soporta sus procesos y les permite ser más receptivos u operar de manera rentable. 

Por lo tanto, las empresas deben buscar la plataforma que les permita una portabilidad sencilla y sin que cause problemas para el entorno y que tenga más sentido: nube privada, nube pública u on-premise. Public Cloud Machine Una buena manera de llevar esto a cabo es trasladar físicamente la nube pública de nuevo a las instalaciones del cliente – datos significativos, cargas de trabajo y aplicaciones se pueden mover fácilmente entre on-premise y la nube. Public Cloud Machinede Oracle es un buen ejemplo de este enfoque.

 Las empresas deben buscar la plataforma que les permita una portabilidad sencilla, sin que cause problemas para el entorno y que tenga más sentido: nube privada, nube pública u on-premise. 

La cuestión de la localización es importante, pero no lo abarca todo. Retrasar o descartar la adopción del cloud sólo por esto podría poner a una organización en desventaja frente a sus competidores. Es más mentalidad que regulación. Sin duda esta nueva libertad trae tiempos emocionantes.

Entonces, ¿qué otra cosa podría estar deteniendo a las empresas? En mi próximo blog analizo el mito y la realidad en torno a la seguridad cibernética, y demuestro que, en nuestra opinión, el lugar más seguro para almacenar sus datos, ¡es la nube!


Esta serie de artículos han sido creadas en asociación con Intel.®.

Intel® y el logotipo de Intel son marcas comerciales de Intel Corporation en EE.UU. y/o en otros países.


Descubre más