Historias de clientes de Java

Historias de clientes de Java

Java toma el volante

Perrone Robotics, creador de sistemas de robótica y automatización, ofrece un sistema Java para probar las nuevas tecnologías actuales que se utilizan para evitar colisiones. Por Philip J. Gill

 

Regístrese en JavaOne

Paul Perrone hablará sobre las pruebas de vehículos automáticos con Java en JavaOne.

Los vehículos autónomos, que alguna vez se utilizaron solo para la ciencia ficción, ahora están a la orden del día, ya que existen cada vez más empresas de la industria automotriz que incorporan sistemas para evitar colisiones en los vehículos. Esos nuevos sistemas de seguridad, denominados “sistema de frenado ante riesgo de colisión inminente,” “asistencia de freno dinámico,” “sistema de frenado de emergencia automático” y “control de velocidad crucero adaptativo,” pueden detectar una colisión inminente, emitir una alarma y disminuir la velocidad del vehículo o frenar antes de que la mayoría de los conductores reaccionen.

Si bien no hay dudas sobre el valor de los sistemas, no se realizaron pruebas completas de su efectividad. Por esa misma razón, el Insurance Institute for Highway Safety (IIHS, Instituto de seguros para la seguridad en las carreteras) contrató a Perrone Robotics para que desarrollara el sistema de prueba de vehículos autónomos (AVTS, por sus siglas en inglés). El sistema AVTS, escrito completamente en Java, se utilizará para realizar pruebas independientes de la seguridad de los sistemas para evitar colisiones.

 El DAK es un sistema que se instala en los vehículos para que el manejo del automóvil se realice de una forma más repetitiva que la manera en la que lo haría un conductor humano.  

- Paul Perrone

“Actualmente, muchos de los vehículos ya tienen incorporado el ‘sistema de frenado ante riesgo de colisión inminente’ y también otras funciones”, comenta Paul Perrone, fundador y director general de la empresa en Charlottesville, Virginia. “Pero hasta ahora, el IIHS no ha podido realizar pruebas de las tecnologías para saber cómo funcionan en situaciones de la vida real con automóviles que se desplazan a gran velocidad”.

“En nuestra empresa, comenzamos a trabajar en el sistema a principios de 2013 y ya completamos la primera fase del contrato, en la que se solicitaba la entrega de un sistema completo, que incluye un vehículo robotizado Target Robot y un kit de actuador (DAK, por sus siglas en inglés de Drop-in Actuator Kit), para que el IIHS lo utilice”, comenta Perrone.

Situaciones de la vida real

El IIHS, con sede en Arlington, Virginia, es una organización independiente, sin fines de lucro, de investigación científica y educativa que instruye al público en general sobre la seguridad vehicular y de las carreteras. Perrone Robotics, fundado en 2011, ofrece aplicaciones automatizadas y robotizadas desarrolladas con un fin general, todas las plataformas Java de software MAX y un kit de herramientas. Para el proyecto del IIHS, Perrone Robotics utilizó un marco MAX-UGV, que se desarrolló originalmente para el desafío 2005 DARPA Grand Challenge, como la base para la creación de dos elementos robotizados móviles del AVTS.

Perrone Robotics
Perrone Robotics

Sitio web: perronerobotics.com
Ubicación: Charlottesville, Virginia
Sector: Tecnología
Productos de Oracle: Java Development Kit (JDK) 6.1

Perrone explica que, si bien el IIHS no es la primera ni la única organización que desarrolla pruebas independientes para este tipo de sistemas de seguridad nuevos, tuvo en cuenta sus propios criterios específicos. “El IIHS quería que el AVTS funcionara en ocasiones de manejo de la vida cotidiana, a velocidades de hasta 88 km/h (55 mi/h)”, explica Perrone. “Y el sistema no podía interferir con los procesadores, el software ni con los sistemas de navegación del vehículo que se probaba”.

El AVTS de Perrone Robotics consiste en una combinación de software y hardware. El hardware incluye una computadora resistente y un DAK. “El DAK es un sistema de sensores, actuadores y hardware de control que se instala en los vehículos para que el manejo del automóvil se realice de una forma más repetitiva que la manera en la que lo haría un conductor humano”, comenta Perrone.

  Desde 2001, Java es la base sobre la que se construye nuestro principal software MAX para la robótica y la automatización  .

- Paul Perrone

“El software del AVTS utiliza Java en todo el sistema, desde el control de hardware de bajo nivel en sistemas de seguridad, planificación de rutas y navegación, hasta la interfaz hombre-máquina para la configuración y el control de pruebas”, declara Perrone.

El objetivo del IIHS es utilizar el AVTS en dos pistas cerradas: una existente al aire libre y una cubierta que se encuentra en construcción. Según Perrone, la primera fase de la prueba del AVTS se completó correctamente y se entregó en mayo de 2014. “Ahora están poniendo en marcha el uso del sistema”.

Perrone es un desarrollador Java que ha utilizado Java para desarrollar sistemas empresariales y sistemas de robótica y automatización durante casi dos décadas. Perrone explica que, en general, los proyectos de robótica y automatización han utilizado varios lenguajes de programación de bajo nivel y no estandarizados para trabajar con entornos operativos específicos o hardware de destino. “El uso de estos lenguajes muy especializados implica acelerar el tiempo para aprender la sintaxis, y siempre presentan herramientas de portabilidad, escalabilidad y de terceros para ser compatibles”, comenta Perrone. “Es como si siempre arrancáramos de cero”.

Por otro lado, el uso de Java cambia el panorama.

“Desde 2001, Java es la base sobre la que se construye nuestro principal software MAX para la robótica y la automatización”. “Java es un lenguaje de programación de alto nivel y, en la actualidad, es el más utilizado del mundo. Presenta una gran cantidad de componentes y herramientas. Debido a que Java funciona en Java Virtual Machine, las aplicaciones Java se pueden portar fácilmente de una plataforma de hardware y de un sistema operativo a otro sin tener que reescribir cada vez que se lleva a cabo la operación. De esta forma, se facilita la portabilidad, se aprovechan las herramientas y los conocimientos existentes, y se disminuye el costo y el plazo de comercialización” .

Fotografías de Pat Jarett/Getty Images


Sobre el autor

Philip J. Gill es escritor de San Diego que, desde hace veinte años, realiza un seguimiento de la tecnología Java.