No se han encontrado resultados

Su búsqueda no coincide con ningún resultado.

Le sugerimos que pruebe lo siguiente para encontrar lo que busca:

  • Compruebe la ortografía de la búsqueda por palabras clave.
  • Utilice sinónimos de la palabra clave que escribió; por ejemplo, pruebe con “aplicación” en lugar de “software”.
  • Pruebe una de las búsquedas populares que se muestran a continuación.
  • Realice una nueva búsqueda.
Preguntas más populares

¿Qué es ERP?

Enterprise Resource Planning (ERP) es un tipo de software que las organizaciones utilizan para gestionar las actividades empresariales diarias, como la contabilidad, el aprovisionamiento, la gestión de proyectos, la gestión de riesgos y el cumplimiento, y las operaciones de la cadena de suministro. Una suite ERP completa también incluye enterprise performance management, software que ayuda a planificar, presupuestar, predecir y notificar los resultados financieros de una organización.

Los sistemas de ERP enlazan multitud de procesos empresariales y facilitan el flujo de datos entre ellos. Al recopilar los datos de las transacciones compartidos por las diversas fuentes de una organización, los sistemas de ERP eliminan la duplicación de los datos y proporcionan integridad de datos con una única fuente de confianza.

Hoy en día, los sistemas de ERP son elementos imprescindibles en la gestión de miles de empresas de todos los tamaños y de todas las industrias. Para estas empresas, ERP es tan indispensable como la electricidad que les permite tener luz.

Fundamentos de ERP

Los sistemas de ERP están diseñados en torno a una única estructura de datos definida (esquema) que normalmente posee una base de datos común. Esto ayuda a garantizar que la información utilizada en toda la empresa está normalizada y se basa en definiciones y experiencias de usuario comunes. Estas estructuras básicas se interconectan con los procesos empresariales impulsados por los flujos de trabajo en los departamentos de la empresa (por ejemplo, finanzas, recursos humanos, ingeniería, marketing, operaciones), conectando los sistemas y las personas que los utilizan. En pocas palabras, ERP es el vehículo para integrar personas, procesos y tecnologías en una empresa moderna.

Por ejemplo: piense en una empresa que fabrica automóviles adquiriendo piezas y componentes de múltiples proveedores. La empresa podría utilizar un sistema de ERP para realizar un seguimiento de la solicitud y compra de estos productos, y asegurarse de que cada componente utilice datos uniformes y limpios conectados a flujos de trabajo empresariales integrados, procesos de negocios, informes y analítica a lo largo de todo el proceso de aprovisionamiento a pago. Cuando ERP se implementa correctamente en esta empresa de fabricación de automóviles, un componente (por ejemplo, pastillas de freno delantero), se identifica de manera uniforme por el nombre de la pieza, el tamaño, el material, la fuente, el número de lote, el número de pieza del proveedor, el número de serie, el coste y las especificaciones, con multitud de otros elementos descriptivos y basados en datos. Como los datos son el elemento vital de todas las empresas modernas, ERP facilita la recopilación, organización, análisis y distribución de esta información a cada individuo y sistema que la necesite para cumplir mejor su función y responsabilidad.

ERP también garantiza que estos campos de datos y atributos se acumulen en la cuenta correcta en el libro mayor general de la empresa para que todos los costes se rastreen y representen adecuadamente. Si las pastillas de los frenos delanteros se llamaran "frenos delanteros" en un sistema de software (o tal vez en un conjunto de hojas de cálculo), "pastillas de freno" en otro y "pastillas fr." en un tercero, sería difícil para la empresa de fabricación automotriz calcular cuánto se gasta anualmente en las pastillas de freno delanteras y si debe cambiar de proveedor o negociar para obtener mejores precios.

Uno de los principios clave de ERP es la recopilación centralizada de datos para su amplia distribución En lugar de utilizar diversas bases de datos independientes con un inventario interminable de hojas de datos inconexas, los sistemas de ERP organizan el caos y permiten a todos los usuarios (desde el director ejecutivo hasta los empleados de cuentas por pagar) crear, almacenar y utilizar los mismos datos derivados a partir de procesos comunes. Gracias al repositorio de datos seguro y centralizado, cualquier persona de la organización puede estar segura de que los datos son correctos y que están actualizados y completos. La integridad de los datos queda garantizada para cada tarea que se lleva a cabo en la organización, desde un estado financiero trimestral hasta un único informe de cuentas pendientes, sin necesidad de depender de hojas de cálculo propensas a errores.

El valor empresarial de ERP

Es imposible ignorar la influencia del sistema de ERP en el mundo empresarial actual. A medida que los datos y los procesos empresariales se recopilan en los sistemas ERP, las empresas pueden alinear los departamentos independientes y mejorar los flujos de trabajo, lo que supone un ahorro neto considerable. Esto aporta ventajas empresariales específicas como:

  • Mejor visión del negocio a partir de la información en tiempo real generada por los informes
  • Costes operacionales más bajos a través de procesos empresariales optimizados y mejores prácticas
  • Aumento de la colaboración por los usuarios que comparten datos en contratos, solicitudes y órdenes de compra
  • Aumento de la eficacia a través de una experiencia de usuario común en muchas funciones empresariales y procesos empresariales bien definidos
  • Infraestructura homogénea desde la administración interna hasta la directiva, todas las actividades empresariales tienen el mismo aspecto
  • Índices más altos de adopción por parte de los usuarios debido a una experiencia de usuario y un diseño comunes
  • Menor riesgo a través de una mayor integridad de los datos y controles financieros
  • Menos costes de explotación y gestión a través de sistemas uniformes e integrados

Tome mejores decisiones de negocios con Oracle ERP Cloud

Las organizaciones siempre han luchado para equilibrar los altos costes y la complejidad de la ERP tradicional con la necesidad de características personalizadas y flexibilidad, satisfaciendo al mismo tiempo las demandas del negocio. Vea y aprenda cómo Oracle ERP Cloud ofrece equipos conectados, datos unificados y perspectivas en tiempo real para ayudarle a usted y a su equipo de finanzas a garantizar que se toman las mejores decisiones de negocios. Con ERP ofrecido como un servicio en la nube, su organización puede prepararse para el futuro y anticiparse a los cambios.

Pasado: La historia de ERP

Desde las tarjetas de papel hasta los dispositivos móviles
La historia del ERP se remonta más de 100 años atrás. En 1913, el ingeniero Ford Whitman Harris desarrolló lo que posteriormente se conoció como el modelo de cantidad económica de pedidos (EOQ por sus siglas en inglés), un sistema de fabricación basado en papel para la programación de la producción. El EOQ fue el estándar de fabricación durante décadas. El fabricante de herramientas Black and Decker cambió la reglas del juego en 1964 al ser la primera empresa en adoptar una solución de planificación de los requisitos de material (MRP) que combinaba conceptos de EOQ con un ordenador central.

La MRP siguió siendo el estándar de fabricación hasta que se desarrolló la planificación de recursos de fabricación (llamada MRP II) en 1983. La MRP II presentaba los "módulos" como componente arquitectónico clave del software y los componentes de fabricación básicos integrados incluían las compras, las listas de materiales, la programación y la gestión de contratos. Por primera vez, se integraron diferentes tareas de fabricación en un sistema común. La MRP II también ofrecía una visión atractiva de cómo las organizaciones podían aprovechar el software para compartir e integrar los datos empresariales y mejorar la eficiencia operativa con una mejor planificación de la producción, inventarios reducidos y menos desechos (residuos). A medida que la tecnología informática evolucionaba a través de los años setenta y ochenta, se desarrollaron conceptos similares a la MRP II para abordar actividades comerciales distintas de la fabricación y se incorporaron las finanzas, la gestión de las relaciones con los clientes y datos de recursos humanos. En el año 1990, los analistas tecnológicos encontraron un nombre para esta nueva categoría de software de gestión empresarial: planificación de recursos empresariales.

Pasado: De la década de 1990 al nuevo milenio

Del entorno on-premises a la nube
La adopción de ERP creció rápidamente entre la década de los noventa y primeros del siglo XXI. Al mismo tiempo, los costes de implementación de un sistema de ERP empezaron a incrementarse. El hardware necesario para ejecutar el software estaba normalmente en las instalaciones de la empresa: máquinas grandes en una sala de servidores. Tanto el hardware como las licencias de software requerían inversiones de capital que se depreciaban en un periodo de 5 a 10 años. Además, las organizaciones casi siempre querían personalizar sus sistemas de ERP para satisfacer sus necesidades específicas, lo que conllevaba un gasto adicional en consultores de software y formación.

Mientras tanto, la tecnología de ERP evolucionó hasta incorporar Internet, con nuevas funciones y características como las analíticas integradas. Con el paso del tiempo, muchas organizaciones descubrieron que sus sistemas de ERP físicos no podían seguir el ritmo de las modernas exigencias de seguridad o las tecnologías emergentes, como los smartphones.

Hoy en día: Un nuevo modelo de implementación de ERP

Software como servicio (SaaS)
Migre a la nube, concretamente al modelo de implementación de software como servicio (SaaS) para ERP. Cuando el software ERP se implementa como un servicio en la nube, se ejecuta en una red de servidores remotos, en lugar de en una sala de servidores de la empresa. El proveedor de la nube aplica parches, gestiona y actualiza el software varias veces al año, en lugar de una actualización costosa una vez cada 5-10 años en un sistema on-premises. La nube puede reducir tanto los gastos operativos (OpEx) como los gastos de capital (CapEx), ya que elimina la necesidad de que las empresas adquieran software y hardware o contraten personal de TI adicional. Estos recursos pueden invertirse en nuevas oportunidades de negocio, de forma que la organización esté siempre al día con el software ERP más reciente. Los empleados pueden centrarse más en las tareas con mayor valor añadido, como la innovación y el crecimiento, en lugar de hacerlo en la gestión de TI.

Comience hoy mismo con Oracle ERP

¿Invierte su proveedor de ERP en tecnologías emergentes?
Una de las ventajas del modelo SaaS es que el software se mantiene actualizado con las últimas características, funciones y mejores prácticas. Los proveedores de Cloud ERP implementan actualizaciones regularmente (con una frecuencia de hasta una vez al mes, en el caso de Oracle). Esto significa que las más recientes y revolucionarias tecnologías emergentes, como la IA, asistentes digitales, aprendizaje automático, blockchain, realidad aumentada e Internet of Things (IoT), están a disposición de los suscriptores a un ritmo regular. Con el acceso a estas nuevas tecnologías, las organizaciones pueden mejorar rápidamente las mejores prácticas de su negocio a medida que el software ERP evoluciona. Pueden automatizar procesos que solían requerir una intervención manual intensa, como la conciliación de cuentas financieras. Además, los usuarios obtienen una comprensión completa y en tiempo real de las actividades comerciales de la empresa, no solo en la oficina principal, sino también en los almacenes de las fábricas y en cualquier otro lugar de la empresa. Este conocimiento está disponible para todos los empleados aptos en sus dispositivos móviles, incluidos teléfonos smartphones y tablets.

Creada para la era digital, la nube de ERP de hoy abarca dispositivos móviles, redes sociales, analítica y las últimas tecnologías emergentes. Es lo mínimo que necesita cualquier organización para avanzar con confianza hacia el futuro.